Alumnos de cuarto curso de carrera o segundo año de máster de  la Universidad Pública de Navarra (UPNA) comienzan sus prácticas en centros como el de Esquíroz. Publicado el 26/07/2019 por BSH Electrodomésticos España
Crecer en BSH

BSH apuesta por la formación real de jóvenes estudiantes

Anualmente, en las diferentes ubicaciones que BSH tiene en España, recibimos a decenas de estudiantes de universidades con las que mantenemos acuerdos de colaboración, con el objetivo de que apuntalen y cierren su formación a través de un programa de prácticas reales. Uno de esos centros universitarios, es la Universidad Pública de Navarra (UPNA), cuyos alumnos de cuarto curso de carrera o segundo año de máster, comienzan esta andadura en centros como el de Esquíroz una vez que, en base a sus notas -ya que es la propia universidad la que determina este funcionamiento-, eligen venir a culminar su formación con proyectos reales en BSH.

Durante su estancia en BSH España, estos estudiantes dedican un 50% del tiempo a realizar su trabajo fin de grado, y la otra mitad la aplican en tareas del día a día del departamento al que han sido asignados. Tal y como explica Lorena Sierra, responsable de selección de personal en BSH España, les brinda “la oportunidad de trabajar y hacer un trabajo fin de grado que aplica a la realidad”.

Resultados muy positivos

El tiempo que pasan los alumnos de la UPNA en centros como Esquíroz, no solo sirve para entrar en contacto con la empresa real, sino que también “les enriquece a nivel profesional y personal porque están inmersos en una dinámica en la que contactan con muchos y diferentes perfiles”. Además, al tratarse de perfiles curiosos, con ganas de aprender y aportar ideas, generalmente la experiencia también les enriquece “a nivel personal”.
“Es una manera de ponerse a prueba y de ganar experiencia”, explica Lorena Sierra que asegura que estos alumnos tienen que llegar a su periodo de prácticas con ganas de aportar ideas sin miedo, que también sean implementables en el trabajo diario. Además, deben olvidarse del miedo a la equivocación: “te tienes que permitir el lujo de aprender de aquello que no te sale del todo bien”, matiza.

“Me siento parte del equipo de ingeniería”

El éxito de este programa formativo lo encarnan experiencias como la de Joseba Bazterrechea, alumno de la UPNA, que durante su beca en la planta de Esquíroz ha podido desarrollar una aplicación industrial para automatizar y digitalizar el proceso de detección de fallos estéticos (ralladuras, bollos, deformaciones etc.) mediante el uso de herramientas de visión e inteligencia artificiales.

Se decantó por la oferta formativa de BSH al tratarse de la más innovadora y por ajustarse a la perfección a su perfil de ingeniero industrial. A lo largo de sus prácticas, su balance es más que positivo: “todos los días hay oportunidad de aprender algo. Desde el principio, me siento parte del equipo de ingeniería”, ha relatado.

Aprovechamos también estas líneas para dar las gracias a la UPNA y a todas las universidades colaboradoras la oportunidad de recibir a sus alumnos. Y también les agradecemos a ellos el total grado de aceptación de los proyectos presentados, algo que no es muy habitual y que refleja el alto interés por realizar prácticas en BSH.

Escribir un comentario

*Campos obligatorios

Artículos relacionados