Publicado el 10/12/2019 por BSH Electrodomésticos España
BSH hoy

BSH lidera durante 15 años consecutivos el ranking de empresas en solicitudes de patentes en España

En BSH sabemos que nuestros clientes evolucionan y son los que marcan constantemente las nuevas tendencias en las que, empresas como la nuestra, debemos poner el foco. Para conseguir dar una respuesta adecuada a todas sus demandas, la innovación continua es una de las mejores herramientas y uno de nuestros principales compromisos. Anualmente, realizamos una gran inversión en investigación y desarrollo de productos para lanzar al mercado en el futuro. Pero no solo hay que desarrollarlos: también se deben proteger desde el punto de vista de la propiedad intelectual.

Disponer de una cartera de patentes amplia y fuerte es un valor añadido para que los productos desarrollados por BSH puedan tener prestaciones exclusivas y apreciadas por los consumidores. En 2018, de nuevo, fuimos la primera empresa en número de solicitudes de patentes en España con un total de 91 primeras solicitudes. Una cifra que nos posiciona como líderes durante 15 años consecutivos.

Una cultura que BSH lleva en su ADN

“España, en el contexto internacional, es un país poco activo en solicitudes de patentes y por eso somos un poco la cabeza de ratón”, nos cuenta al otro lado del teléfono Fernando Palacios, jefe de propiedad intelectual de BSH en España. La cifra de primeras solicitudes anuales de BSH en España suele situarse cerca de la centena, siguiendo de esta forma los pasos de una cultura que se ha ido adoptado gracias a ser una empresa de matriz alemana, un país referente en materia de protección de la propiedad intelectual. “Como empresa alemana que somos desde hace ya muchos años, la cultura de las patentes se ha ido impregnando en la compañía”, asegura Fernando.

¿Cómo se desarrolla una idea susceptible de ser patentada?

Detrás de una idea registrada en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) hay un gran engranaje y cantidad de horas de trabajo. Todo parte de los centros de desarrollo, donde se encargan de investigar además de desarrollar nuevos proyectos y productos. Para Fernando son “el germen” de las invenciones de producto en BSH. Son los ingenieros y técnicos de estos centros los que trabajan en desarrollar “productos y prestaciones” que, tras las valoraciones pertinentes, se decide si son merecedores de ser protegidos como patentes para proceder a su registro en la OEPM.

“El trabajo del día a día en estos centros de desarrollo es el que nos lleva a obtener innovaciones de interés para implementar en los futuros productos y solo una parte de las cuales es susceptible de ser protegida por patente”. Además, desde que nace una idea hasta que se convierte en algo tangible para el consumidor es posible que pasen varios años.

En este sentido, nuestro protagonista nos cuenta que hay dos focos principales en el terreno de las patentes:* por un lado, mantener “un alto grado de protección de las ideas de BSH” y, por otro, trabajar para ofrecer cada día productos más innovadores*. Es decir, mantener una mejora constante en los electrodomésticos ofreciendo nuevas prestaciones, sin olvidar el terreno de la cocina conectada. “Queremos que, en un futuro muy cercano, la mayoría de nuestros productos tengan conectividad a internet y prestaciones para que el consumidor pueda sacar provecho de ella”, asegura. Y se trabaja duro para ello.

¿Qué supone ser líderes de patentes?

A pesar de que el dato de que BSH lleva 15 años consecutivos como la primera empresa industrial en número de solicitudes de patentes en España tiene más valor dentro del propio sector que de cara al consumidor, lo cierto es que sirve para transmitir a estos últimos “la imagen de ser una empresa bastante innovadora” que se preocupa por ofrecer continuamente “productos diferenciados en el mercado”, concluye Fernando.

Escribir un comentario

*Campos obligatorios