Publicado el 20/06/2019 por BSH Electrodomésticos España
Vida en BSH

En BSH vivimos la diversidad

En nuestra compañía, trabajan en todo el mundo personas de diferentes países, experiencias y culturas. No es casualidad, equipos heterogéneos consiguen mejores resultados y encuentran soluciones más creativas. Estamos convencidos de que las diferentes experiencias, perspectivas y capacidades de nuestros empleados ejercen un impacto positivo en el éxito de nuestra empresa.

Por eso, la diversidad es uno de nuestros valores dentro del Grupo BSH. Para aprovechar al máximo los aspectos positivos de la diversidad, no solo necesitamos el marco adecuado dentro de la empresa, sino también, tolerancia y apertura a nuevas perspectivas por parte de cada uno. Es la única manera de que todos puedan participar y contribuir con sus fortalezas.

En BSH no solo hablamos de diversidad, la vivimos. Por eso, hemos celebrado de nuevo ‘La semana de la diversidad’. Del 20 al 24 de mayo han tenido lugar en el comedor de las oficinas centrales varios ‘divesi-yunos’, durante los cuales, los participantes pudieron charlar con compañeros de otros departamentos sobre su actividad en BSH mientras desayunaban. Relacionarse con otros compañeros ayuda a tener una visión más amplia de la organización, eliminar imágenes preconcebidas sobre otros departamentos y poder compartir experiencias y aprendizajes.

Los clientes son diversos y si las compañías no lo reflejan, no pueden llegar a una parte de la población. También es importante la diversidad en cuanto a gestión de talento. Para conseguir crecer, son necesarios equipos de alto rendimiento e innovadores, sin fijarnos en razas, sexos o religiones.

Todos tenemos sesgos automáticos e inconscientes y muchas veces, tomamos decisiones en base a ellos. Para reconocer y ganar conciencia sobre este tema, y eliminar barreras, tuvo lugar una conferencia sobre sesgos inconscientes con motivo de ‘La semana de la diversidad’. La impartió Celia Pérez, formadora, consultora y Coach asociada en INTRAMA.

Explicó durante su charla, que, en el fondo, somos más parecidos de lo que pensamos. Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto ser tan diversos? ¿Por qué nos cuesta integrar a los que son diferentes? Según Celia Pérez, porque hemos sido educados para ello, para ser cada día iguales. Recibimos muchos prejuicios a lo largo de nuestra vida a través de nuestra educación, familia, experiencia y los almacenamos en el cerebro. La primera impresión no es lo que cuenta, señaló.

Además, Celia Pérez mencionó el libro de Daniel Kahnelman,‘Pensar rápido, pensar despacio’. Pensar rápido es ágil, automático, intuitivo, emocional. Por ejemplo, cuando detectas hostilidad en la voz de una persona. Pensar despacio es lento, consciente, deductivo y lógico. Se activa, por ejemplo, en procesos de selección de personas. Es importante diferenciar los dos tipos de pensamientos.

Como conclusión, apuntó que en nuestro día a día tomamos una visión general, una primera visión y no profundizamos. Sin embargo, no es conveniente pensar rápido cuando tenemos que tomar una decisión difícil. Ser diverso implica mirar, no solo ver. Como consejo, subrayó que es primordial tomar conciencia de nuestros prejuicios y permitirnos ser vulnerables. Eso significa que tenemos que exponernos emocionalmente, aunque nos genere incertidumbre y riesgo. Tenemos que estar preparados para tener conversaciones difíciles que nos desestabilicen.

La diversidad es integrar a las personas en su totalidad. ¿Qué haces tú cada día para ser diverso?

Escribir un comentario

*Campos obligatorios

Artículos relacionados