jovenes FP mecatronica industrial BSH Publicado el 15/10/2018 por BSH Home Appliances Group
Crecer en BSH

Los jóvenes conectan con la realidad empresarial en el Grado Superior de Mecatrónica Industrial de FP Dual BSH

BSH España y Centro San Valero ponen en marcha una nueva edición del Ciclo Formativo de Grado Superior de Mecatrónica Industrial.

El Ciclo Formativo de Grado Superior de Mecatrónica Industrial en formato dual abrió sus puertas el 21 de septiembre para comenzar su segundo curso. Un proyecto formativo gestionado por BSH Electrodomésticos España S.A. y Centro San Valero que ofrece al estudiante la posibilidad de desarrollar un aprendizaje teórico y práctico, al mismo tiempo que conecta con la realidad empresarial de BSH.

“En este segundo curso dejamos atrás las asignaturas técnicas para hablar de gestión, de mantenimiento, de empresa innovadora y de robótica”, explica Paco Martínez, profesor del grado y tutor del grupo por pate de San Valero. “Vamos a aplicar la parte técnica del primer curso a la industria 4.0.” De esta forma, los alumnos adquirirán nuevos conocimientos sobre autómatas y robótica que se unirán a los apartados de hidráulica y diseño 3D ya dados en el anterior año, aprendiendo a monitorizar y manejar los procesos industriales incluso por control remoto.

Cuando se gradúen, los alumnos recibirán el título de Técnico Superior en Mecatrónica Industrial. Los estudiantes salen de este ciclo formativo con la capacidad necesaria tanto para desarrollar labores de mantenimiento industrial, como manejar instalaciones complejas o hasta convertirse en jefes de equipo en un futuro. De esta forma, el liderazgo se convierte en un apartado clave en este segundo curso, y los estudiantes deben aprender a desenvolverse en equipos de trabajo y resolver desafíos en un ambiente colaborativo. Un perfil necesario para llevar a cabo el proyecto final del ciclo, que desarrollan junto a BSH.

BSH propone el tema del proyecto final, que puede estar dentro de una línea de producción nueva o dentro de una ya existente para tratar de mejorarla. Los alumnos trabajan en ella como si formaran parte del departamento de ingeniería”, explica el tutor. Es aquí donde la coordinación se vuelve fundamental. “Es un proyecto donde colaboran todos, divididos en grupos de 5 ó 6. Unos trabajan la parte de robótica, otros los de la programación, etcétera, por lo que han de coordinarse muy bien entre ellos”.

Sistemas mecánicos, Integración de sistemas e innovación, o Formación y orientación laboral son algunas de las asignaturas de este nuevo año. Los alumnos aprenderán cómo organizar los gastos de material o de personal, así como los principios claves del lean manufacturing necesarios para gestionar una empresa. En Simulación de sistemas mecatrónicos comprobarán los sistemas de programación con Arduino, impresoras 3D y robótica. “Arduino es un microprocesador cotidiano nivel usuario. A los alumnos les pedimos que imaginen un sistema programado donde existen unas entradas y salidas que han de ser vinculadas con las funciones que puedan programar, una forma práctica y muy visual para después llevar el proceso a un autómata industrial programable.”

Los alumnos han adquirido los conocimientos para dibujar en 3D en el primer curso y ahora aprenderán a transportar este diseño a una verdadera impresora 3D. También conectarán con la robótica por primera vez. “Aprenden a manejar un simulador del propio fabricante, recreando una planta completa a la que llegan cajas que manipulamos con un robot. Después, BSH nos ofrece un robot que no tienen en uso en ese momento. Los estudiantes lo manejan como han hecho previamente en el simulador pero en las propias instalaciones de la compañía, cosa que no podrían hacer en otro curso de formación”.

Más allá de las asignaturas, los alumnos aprenden a confiar en ellos mismos, a ser capaces de gestionar los que podrían ser sus futuros departamentos y a adquirir la motivación necesaria para poner en práctica los conocimientos aprendidos y tener la energía suficiente para afrontar los nuevos desafíos. Su gran trabajo en equipo ya fue premiado en los Premios Ingenia del Centro San Valero, gracias a la construcción de un puente grúa que los alumnos diseñaron desde cero. El profesor Paco Martínez cree que probablemente se le dé continuidad a este proyecto en el segundo curso, para monitorizar el estado del puente y aprender a controlarlo.

Además, BSH está presente durante todo el ciclo formativo. Cada semana acude un técnico experto de algún ámbito visto en clase para contar su experiencia profesional dentro de una empresa real y explicar contenidos enfocados a la industria. Los alumnos adquieren conocimientos que quizás no han visto durante el curso y tienen una perspectiva más clara de cómo se aplican en el día a día en una compañía. “Siempre vamos acompañados de la realidad empresarial gracias a los expertos de BSH”, cuenta el tutor.  

La mecatrónica industrial es un ámbito que muchos estudiantes eligen como su destino laboral, y cada vez hay más demanda en estos cursos de formación superior. A la hora de acceder al curso, los posibles futuros alumnos necesitan pasar un proceso de selección, que consiste en una prueba escrita por parte del Centro San Valero y una entrevista personal por parte de BSH.

Una vez seleccionados, en el curso aprenden a instalar y poner en marcha equipos mecatrónicos, adquirir conocimientos en el ámbito mecánico tanto eléctrico como electrónico y conseguir una visión global de las instalaciones industriales. Cuando terminan el periodo formativo, puede existir la posibilidad de que continúen desarrollando su carrera profesional dentro de BSH (Actualmente el porcentaje de egresados en la FP Dual BSH que continúan en la compañía está en torno al 70%). Los alumnos contarán con los conocimientos necesarios en Mecatrónica Industrial y, gracias a este programa de Formación Profesional Dual, estarán perfectamente capacitados para trabajar en una empresa real.

Escribir un comentario

*Campos obligatorios