Publicado el 05/07/2018
Vida en BSH

Los expatriados de BSH relatan su experiencia internacional: ¿cómo es trabajar en Estados Unidos y Marruecos?

El programa de expatriados de BSH Electrodomésticos España fomenta la movilidad y las oportunidades de desarrollo profesional en otros países.

En BSH creemos en la importancia de que nuestros empleados se desenvuelvan en culturas distintas y trabajen en equipos diversos. Una de los modos de lograrlo es mediante el programa para expatriados, un proyecto donde los empleados de BSH España viajan a otro país y comienzan a trabajar en una de las sedes que el grupo tiene alrededor del mundo.

Esta oportunidad fomenta el crecimiento profesional y personal de los empleados, que aprenden a trabajar en circunstancias distintas a las que están acostumbrados. Sin embargo, relacionarse en un nuevo marco cultural puede suponer un reto difícil y no todas las personas están preparadas para afrontar estas nuevas situaciones. Dos de los expatriados de BSHBelén Rivas y Luis Álvarez, explican cuáles son los beneficios y desafíos de trabajar en un destino extranjero.

Belén Rivas lleva un año viviendo en Estados Unidos y es la responsable de supply chain del proyecto de expansión de la fábrica de lavavajillas de New Bern. “Cuando me ofrecieron la oportunidad de trabajar en Estados Unidos no me lo pensé dos veces. Aunque en los inicios siempre hay situaciones complicadas, el poder trabajar y vivir en otro país es una experiencia que merece la pena”, explica Belén. Uno de sus objetivos es viajar todo lo posible y vivir experiencias propias de la cultura estadounidense, por lo que suele acudir a partidos de béisbol, hockey o fútbol americano.

Además, en su trabajo en la fábrica de New Bern aplica muchas de las soluciones que se usan en la fábrica de Montañana: “Nos han acogido muy bien tanto a nivel personal como laboral. De hecho, para la fábrica es un orgullo que vengan trabajadores de otras nacionalidades. Confían en los europeos y valoran mucho cualquier idea o propuesta”.

El programa para expatriados de BSH ofrece oportunidades de traslado a los empleados y les ayuda en su proceso de adaptación en un nuevo país. Antes de iniciar una expatriación, el empleado debe analizar si le compensa esta experiencia, no sólo en el ámbito profesional, sino también en el personal. “El expatriado debe tener presente que el comienzo en otro país, generalmente con un idioma diferente al suyo, otras costumbres, forma de trabajar y numerosos trámites, no será fácil. Sin embargo, acaba saliendo fortalecido y enriquecido tras afrontar estos retos”, explica Ticiana Renom, técnico de Recursos Humanos en BSH.

Para que un empleado de BSH España comience a trabajar en un destino extranjero, primero debe existir un interés y necesidad mutua por ambos países. A la hora de marcharse, el programa le ayuda a adaptarse a través de formaciones que reciben el trabajador y su familia cuando la diferencia cultural con el país de destino es considerable. También se ofrecen cursos de idiomas para todos los miembros de la familia, ayuda para buscar una nueva casa o colegio y apoyo en trámites administrativos. Además, BSH también ayuda al cónyuge o pareja a buscar trabajo o continuar con sus estudios en su nuevo destino.

Al igual que Belén, Luis Álvarez también se beneficia de las oportunidades del programa expatriados de BSH. Luis es director general en Marruecos, donde se trasladó hace cuatro años. “He tenido la suerte de encontrarme con un equipo joven y muy comprometido con el proyecto de BSH. Salir de la región Europa, ha supuesto innovar y probar cosas distintas”. Luis explica que el proyecto le ha dado la oportunidad de conocer a personas de distintas nacionalidades y de vivir experiencias inolvidables: ha visitado más de 40 ciudades con desiertos, pistas de esquí, lagos, nieve en invierno y grandes montañas.

El programa para expatriados de BSH consigue acercar y transferir conocimientos entre diferentes ubicaciones de la compañía. Además, ayuda a sus empleados a formarse en otros ámbitos laborales y a vivir nuevas experiencias en un entorno completamente distinto al que están acostumbrados. En los últimos 5 años, han iniciado su expatriación 42 trabajadores españoles de BSH, siendo el destino más numeroso Alemania, seguido de China.

Una oportunidad que se convierte en desafío cuando se trata de abandonar el área de confort social y cultural en el que nos relacionamos. Pero que, una vez superado, se convierte en una experiencia única que permite a los empleados desarrollar nuevas habilidades, sumergirse en otras culturas y descubrir innovadores métodos de trabajo.

Escribir un comentario

*Campos obligatorios