Publicado el 13/12/2019 por BSH Electrodomésticos España
BSH hacia el futuro

Sostenibilidad en BSH: cómo hemos contribuido y cómo lo haremos en el futuro

Durante muchos años, temas como la digitalización han copado los primeros puestos de “objetivos prioritarios” para las empresas. Pero de un tiempo a esta parte, hay otra preocupación que ha conseguido eclipsar algo tan relevante como la transformación digital: la sostenibilidad, cuyo punto más álgido del 2019 llegó a España con la celebración de la Cumbre del Clima. El hecho de que este tema haya regresado con tanta fuerza a la primera plana nos obliga a hacernos una pregunta: ¿qué planes de sostenibilidad tenemos en BSH y cómo podemos aportar desde la compañía a dejar un mundo mejor?

El éxito empresarial también depende de la sostenibilidad

Desde el comienzo del movimiento “Fridays for Future”, todas las marcas de BSH han tratado el aspecto medioambiental con la relevancia que se merece. Y es que entendemos que una historia de éxito empresarial debe vincularse siempre a una gestión orientada innegociablemente a la sostenibilidad. De hecho, una de las metas de BSH siempre ha sido mejorar la calidad de vida en el hogar de los usuarios, pero sin perder de vista el hogar más importante de todos: la tierra.

Somos totalmente conscientes de que nuestra actividad tiene un innegable impacto en el medio ambiente. Hemos conseguido mejorar de forma notable la eficiencia de nuestros centros de producción (en cuanto a consumo de electricidad, agua o gas) para reducir la huella de carbono especifica con relación al volumen de producción, pero, debido al crecimiento del negocio, todavía no hemos sido capaces de reducir las emisiones de CO2 en términos absolutos.

Evidentemente, esta última premisa nos empuja a seguir implementado continuamente medidas de mejora con diferentes enfoques. Actualmente, además de desvincular el volumen de negocio a las mejores ambientales (para que el crecimiento no sea un obstáculo a la hora de ser más eficientes), centramos nuestros esfuerzos en aplicar mejoras a toda la cadena de valor para lograr mayores impactos positivos.

Por ello, nuestra estrategia para el clima y la protección del medio ambiente se seguirá desarrollando con fuerza en los próximos años con algunos ejes destacados:

• Enfoque en la producción.
• Aplicación de todos los principios de la economía circular.
• Reciclaje de electrodomésticos tras su vida útil para que vuelvan a la cadena o para obtener materiales para fabricar nuevos aparatos.

Claves de nuestra estrategia entre 2010 y 2020

Los resultados de las medidas puestas en marcha dentro de la compañía son cuantificables desde hace tiempo. Solo hasta el año 2015, se realizaron campañas para el uso responsable del aire acondicionado, comenzaron a cambiarse las bombillas por iluminación LED o se adoptó el moldeo de inyección por plástico. En total,* se contabilizaron más de 1.000 medidas individuales que reportaron una reducción del 26% de la energía o un 27% del consumo de agua*. Obviamente, los esfuerzos continúan: entre 2016 y 2018 se desarrollaron otras 500 medidas específicas de ahorro.

En cuanto al futuro más próximo, en BSH queremos que desde 2020 toda nuestra actividad sea climáticamente neutral. Un objetivo ambicioso que tendrá un desarrollo en tres fases. Seguiremos usando fuentes de energía más sostenibles como el biogás para alcanzar en pocos años el objetivo de fabricar nuestra propia energía verde. Además, se tomarán otras medidas indirectas como la reducción de la flota de vehículos de la empresa, reducir los viajes de negocios, fomentar el uso del transporte público entre los empleados o participar en programas de reforestación. Sin olvidar la reducción de los plásticos de un solo uso.

Medidas que también llegan al usuario

¿Sabías que ya existen aspiradoras Bosch fabricadas con un 70% de plástico reciclado? ¿O que solo hasta 2011 se vendieron 3,5 millones de electrodomésticos altamente eficientes? No solo nuestra actividad genera un impacto en el medio ambiente, también el uso diario de los electrodomésticos. Por ello hemos ido desarrollando a lo largo de nuestra historia nuevos dispositivos de ahorro de energía y agua que dotan a nuestros aparatos de prestaciones sostenibles como la bomba de calor para las secadoras, las Zeolitas para los lavavajillas o la autodosificación inteligente (i-DOS) del detergente y el suavizante para salvar millones de litros de agua haciendo la colada.

Para que este tipo de prestaciones eficientes puedan llegar más fácilmente a todos los sectores de nuestra sociedad, o* para concienciar a la población de la importancia de dar una segunda vida a todo aquello que compramos*, en BSH también hemos puesto en marcha diversos proyectos que merece la pena conocer:

  • El proyecto Blue Movement se desarrolla en los Países Bajos y consiste en el alquiler de lavadoras y secadoras nuevas o reacondicionadas. Además de conceder una nueva vida a estos electrodomésticos, se consigue una tasa de reciclaje del 100% que ayuda a reutilizar diversos materiales.
  • Bajo el nombre de “Papillon Project”, y en colaboración con una empresa social con sede en Bélgica, en este país pusimos en marcha un programa para reemplazar los electrodomésticos obsoletos de familias con dificultades económicas. El acuerdo constaba de un periodo de alquiler social de 10 años, en el que BSH se ocupa de su mantenimiento completo. De esta forma, evitamos que los viejos aparatos siguieran contaminando más de lo necesario y supone un considerable ahorro en la factura de las familias.*

El programa “WeWash” se estableció en Alemania, Bélgica y Austria y Suiza. El objetivo central es ahorrar miles de toneladas de CO2 a través del uso eficiente de lavadoras y secadoras comunitarias en las lavanderías de hoteles o apartamentos. Se han llegado a instalar más de 1.000 electrodomésticos de los que se benefician hasta 20.000 clientes de este tipo de establecimientos.

En definitiva, en BSH Electrodomésticos España no interpretamos la sostenibilidad como una moda. No solo hemos iniciado ambiciosos proyectos como los narrados en este artículo, también ponemos a disposición de los empleados herramientas con las que pueden compartir iniciativas privadas o ideas que puedan tener un impacto positivo en el clima y formamos parte de la Comunidad #PorElClima, que nace a raíz del Acuerdo de París en diciembre de 2015.
En la COP25 se ha celebrado la Asamblea de la Comunidad y se han presentado los 101 ejemplos empresariales de acciones por el clima. Y no olvides que tú también puedes sumarte a esta iniciativa en la lucha contra el cambio climático.

Escribir un comentario

*Campos obligatorios